Clínico Asistencial

Dedicado al diagnóstico y tratamiento médico, psicológico y sexológico de las disfunciones sexuales.

El enfoque terapéutico se basa en identificar en primer lugar la etiología o causas del problema sexual, por ello el abordaje pertinente será integral e interdisciplinario. Cada disfunción sexual representará un síntoma, por ello se deberá prestar especial atención a la detección y tratamiento de  los factores de riesgo para la rehabilitación exitosa de la función sexual.

Causas frecuentes de las Disfunciones Sexuales:

Causas orgánicas: relacionadas a enfermedades médicas como la hipertensión arterial, la diabetes, las dislipemias, el hipogonadismo, las enfermedades autoinmunes, los trastornos circulatorios, la obesidad; las adicciones como el tabaquismo, el alcoholismo, las drogas; los hábitos poco saludables como el sedentarismo, la alimentación no balanceada;  el consumo de determinados fármacos; las cirugías y los tratamientos oncológicos; las infecciones de transmisión sexual, etc.

Su detección, diagnóstico y tratamiento estará a cargo de un equipo interdisciplinario de primer nivel, que se conformará en función de la problemática de cada paciente. Dirigido por Médico Internista y Sexólogo clínico (Director técnico), podrán involucrarse el Urólogo, el Ginecólogo, el Infectólogo, el Endocrinólogo, el Reumatólogo, el Geriatra, el Psiquiatra, el Psicólogo Sexólogo, el Oncólogo, el Neumólogo, el  Dermatólogo, etc. Todos ellos profesionales referentes en nuestro medio, con formación y amplia experiencia en el tratamiento de las disfunciones sexuales.
Lo primero es la corrección de los factores modificables que llevan a la disfunción sexual, por ejemplo actuando un Neumólogo para cesación de tabaquismo, Internista y Nutricionista para corrección del sobrepeso, Endocrinólogo para corregir alteraciones de colesterol, ácido úrico y diabetes, Psiquiatra por los trastornos de ansiedad, angustia, depresión o adicción a tóxicos, Psicólogo Sexólogo para tratar la ansiedad anticipatoria, el temor al fracaso, los problemas de personalidad, los conflictos de pareja, Urólogo para evaluar la salud prostática y las afecciones del tracto urinario, Ginecólogo para la valoración del aparato genital femenino, integrada por examen clínico, Papanicolau, Mamografía, Exudados vaginales, Test de embarazo, etc., el Dermatólogo para atender las infecciones de trasnmisión sexual, y así el resto de los especialistas.

 

Acuerdos con Laboratorios y Clínicas Especializadas:

El Centro cuenta con prestación de servicios a través de prestigiosos Laboratorios de análisis clínicos y Clínicas especializadas, para aquellos estudios complementarios al diagnóstico que el especialista considere indicar en cada caso, como exámenes en sangre, orina, esperma, exudados, Papanicolau,  radiografías, ecografías abdominales, genitales y urinarias, densitometrías óseas, estudios de función endotelial, etc.

Causas Psicológicas: cuando la disfunción es fundamentalmente de causa emocional o psicológica, se tiene en cuenta que son diversos los factores psicológicos, sociales, culturales y educativos, que pueden interferir de forma negativa en la vivencia de la sexualidad. Es por eso que el abordaje de los problemas sexuales, así como también de los conflictos que generan en los vínculos de pareja, los contemplamos de forma integral abordando:

  • La educación sexual, indagando en la historia sexual del paciente, aportando conocimientos que ayuden a corregir prejuicios, tabúes y falsas creencias, así como cubrir lagunas informativas en relación con los distintos aspectos de la sexualidad.
  • Modificar las actitudes negativas, las inhibiciones, trabajar los conflictos personales, anclados en la historia sexual, que colaboren con generar y mantener las disfunciones sexuales.
  • Trabajar, al mismo tiempo que se logra superar la ansiedad y afrontar el temor al fracaso, en aprender nuevas formas asertivas, positivas y saludables de relacionarse.
  • Aprender nuevas formas de comunicación sexual, de expresión de sentimientos y deseos.
  • Psicoeducación y corrección de factores de riesgo para el desarrollo de las disfunciones sexuales.
  • Favorecer la toma de conciencia y el cambio de hábitos de vida poco saludables, aspirando a una vida sana.
  • Correcta valoración, estudio y tratamiento de paciente sexológico, contemplando los aspectos que intervienen en el problema, tanto en el plano biológico, como psicológico, social, cultural, desde una visión amplia, integral, no prejuiciosa, respetando sus valores, su identidad y orientación sexual.  Teniendo en cuenta que las causas que afectan desde los diferentes planos de su vida, generalmente se superponen e interactúan entre si colaborando en la génesis, mantenimiento y peoría del problema.

 

Desde el punto de vista psíquico priorizamos 3 niveles diagnóstico:

  • Psicológico (estructura de personalidad).
  • Relacional o vincular (como se vincula consigo mismo y con su pareja).
  • Social (nivel de adaptación y desempeño).

Las diferentes fases de la relación sexual humana (deseo, excitación y orgasmo) pueden tener causa psicógena. Puede ser la preponderante o coadyuvante a la causa orgánica.

Son frecuentes motivos de consulta de causa psicógena: la Disfunción eréctil del varón joven, la Eyaculación precoz, el Retardo eyaculatorio (a veces causa mixta), el Bajo deseo sexual femenino, el dolor femenino en las relaciones sexuales o Dispareunia (puede ser causa mixta), el Vaginismo, la Anorgasmia, el Bajo deseo sexual femenino y la Diferencia en los Ritmos en la pareja.

Para las disfunciones sexuales psicógenas existen opciones terapéuticas de vanguardia,  basadas en protocolos de tratamiento con evidencia científica de su eficacia. Consisten en abordajes breves y focalizados, interdisciplinarios, trabajando desde las causas, con técnicas de reaprendizaje y modificación Cognitivo Conductual, Educación Sexual y Terapia Sexual, muchas veces con apoyo farmacológico, con excelentes resultados a corto plazo.

Otro aporte, considerando el ser humano en su dimensión bio- psico-social es el abordaje de temas complejos que inciden en nuestras conductas sexuales en situaciones “especiales” de la vida: Adolescencia, Embarazo,  Puerperio, Menopausia, Postoperatorios, Duelos.