Asexualidad: el bajo o nulo interés por el sexo. Lic. Rosana Pombo en “Arriba Gente”, canal 10

En su columna de Salud Sexual, la psicóloga y sexóloga Rosana Pombo, nos invita a reflexionar acerca de una nueva forma de sentir y expresar la sexualidad, la asexualidad.

Desde la herencia de Sigmund Freud aprendimos que en el proceso de desarrollo psicosexual cómo transitamos la vivencia de nuestra sexualidad, determinará en gran medida la expresión de nuestra vida sexual adulta. Estamos convencidos de que la sexualidad es inherente al ser humano y que ocupa un rol determinante en nuestras vidas.

Dentro de esta amplia, integral y trascendente concepción, el sentirse atraído sexualmente por un otro u otra, o ambos -lo cual hace referencia a la heterosexualidad, la homosexualidad y la bisexualidad- parecería que surge una cuarta condición, el no sentirse atraído por ningún sujeto, ni objeto sexual; la atracción sexual no se experimentaría.

Investigaciones realizadas por el profesor de Ciencias de la Salud Comunitaria y Psicología en la Universidad de Brock (Canadá, 2004), Anthony Bogaert,  el 1 % de la población se identifica como asexual; son personas que consideran no sentirse atraídas sexualmente por nadie.

Según el sitio web AVEN (Red para la Educación y la Visibilidad de la Asexualidad: http://es.asexuality.org/), un lugar de referencia para esta comunidad, asexual sería aquella “persona que no experimenta atracción sexual hacia otras personas”, diferenciándose de ser célibe, asexuado o antisexual.

Estos sujetos no se sentirían infelices ni insatisfechos por no desear, ni mantener, relaciones sexuales; tampoco consideran padecer un problema, así como no necesitarían de tratamientos para incrementar su libido sexual.