Beneficios del ejercicio físico sobre la salud sexual: Columna de sexualidad de la Lic. Rosana Pombo en “Arriba Gente”, canal 10.

La Directora de Centro PLENUS nos explica sobre los beneficios del ejercicio físico sobre la salud sexual, entendida esta como un reflejo de la salud integral de las personas.

Es del saber popular que el ejercicio frecuente aporta buenos resultados al estado físico, mental y emocional, contribuyendo a la prevención y control de los factores de riesgo como son las enfermedades cardiovasculares, así como los trastornos psicológicos. Lo que no es tan sabido es cómo el ejercicio físico ayuda también en el área sexual.

La práctica habitual del deporte facilita el buen estado y funcionamiento del sistema circulatorio o cardiovascular, controlando y previniendo el  desarrollo de factores de riesgo como son la hipertensión arterial, la diabetes, la dislipemia, la obesidad; conocidas causas orgánicas en la génesis y mantenimiento de los trastornos en la función eréctil.

La alimentación no saludable, el sedentarismo, el sobrepeso, los hábitos tóxicos y las enfermedades crónicas anteriormente mencionadas, contribuyen al deterioro del sistema circulatorio, la salud general y el surgimiento de síntomas en la función sexual (disfunción eréctil, bajo deseo sexual, trastornos en la excitación, entre otros), por lo que su control junto al desarrollo de hábitos saludables, mejoran la salud del organismo y la función sexual en todas sus fases.

Existen numerosos estudios que afirman el beneficio del ejercicio físico sobre la ansiedad, sus efectos antidepresivos,  la rápida experimentación de sensaciones de bienestar, el incremento de la motivación subjetiva y elevación de la autoestima. Estos factores positivos contribuyen con el incremento de la salud sexual mejorando fisiológica y psicológicamente todas las fases de la respuesta sexual.

También el ejercicio está relacionado con la secreción de hormonas como las endorfinas y la serotonina asociadas con la sensación de bienestar y plenitud. Asimismo la liberación de andrógenos como la testosterona,  favorece el incremento de la libido sexual y mejora la fisiología de la erección. También el deporte, al diminuir los niveles de ansiedad y estrés, beneficia el control eyaculatorio.