Menopausia y Sexualidad: entrevista en “Arriba Gente” Canal 10

7/03/2016

La Directora de PLENUS, la Lic. Psicóloga y Sexóloga Rosana Pombo, habló hoy en la columna de Sexualidad en “Arriba Gente”, acerca de las vivencias físicas, psicológicas y sexológicas de las mujeres que atraviesan la menopausia, así como el rol de su pareja en esta etapa vital.

Explicó que la menopausia se trata de la última menstruación, un hecho natural, vital e ineludible en la vida de toda mujer relacionado a la caída abrupta en la producción de estrógenos. Implica una serie de cambios físicos, psicológicos y sociales que repercuten sobre su estado físico, emocional y sexual.

El período de mayor sintomatología es llamado perimenopausia, que podrá extenderse desde aprox. los 45 a 54 años de edad, durante el cual la mujer experimenta malestares físicos como los bochornos (sofocos, roboración), sudores nocturnos, sequedad de la piel, insomnio, aumento indeseado del pelo corporal; cambios de ánimo como ansiedad, mal humor, irritabilidad; trastornos cognitivos en la atención, la concentración, la memoria, entre otros.

Los problemas más comunes en cuanto a la sexualidad es la afectación de los genitales externos. Se producirá un adelgazamiento de la mucosa vulvar y vaginal, sequedad y falta de lubricación, disminución de la tonicidad de los músculos perivaginales, disminución del vello púbico, atrofia de labios mayores, acortamiento y pérdida de elasticidad del canal vaginal. Estos cambios favorecen la aparición de vaginitis atrófica, dispareunia, anorgasmia y disminución del deseo sexual, relacionado sobre todo al coito doloroso y a la falta de juegos preliminares que serán indispensables, de mayor calidad, dedicación y duración.

Un factor importante a considerar es cómo ha sido la relación sexual antes de la menopausia; las mujeres que eran sexualmente más activas, y continúan con una buena relación de pareja, suelen continuar disfrutando del sexo aún al avanzar la edad. A pesar de todos estos cambios no sufrirán mayores inconvenientes, al contrario, descubrirán en la menopausia una oportunidad de liberación sexual.

Será fundamental en esta etapa sexual el rol de la pareja, si contiene y acompaña amorosamente estos cambios, o coincide con alguna disfunción sexual, generalmente disfunción eréctil, lo cual es  frecuente que le genere al varón ansiedad por el desempeño y temor al fracaso, agregando un factor más de dificultad al encuentro amoroso.

Durante esta etapa de cambios muchas mujeres padecen de disfunciones sexuales (bajo deseo sexual, anorgasmia, dispareunia) que amerita consulta y tratamiento. Este debe ser personalizado y fundamentalmente interdisciplinario, donde participarán sobre todo el Médico Sexólogo, el Ginecólogo y el Psicólogo Sexólogos. Actualmente se cuenta con recursos hormonales tópicos y sistémicos donde se evaluará el perfil de riesgo de cada paciente previo a su indicación.

Será fundamental contar con la participación de la pareja, existen técnicas de enriquecimiento sexual, tendientes a mejorar e incentivar la comunicación, el afecto y la calidad del preámbulo, disminuir la demanda de ejecución, trabajar inductores externos e internos del deseo, en las fantasías sexuales, el tiempo exclusivo para volver a cultivar y reerotizar la intimidad de la pareja; evitar los obstáculos diarios, encontrar tiempo para el ocio compartido, equilibrar los ritmos sexuales, así como compartir la elaboración de nuevos escenarios románticos para combatir la sexualidad rutinaria.

 

Plenus Chat
Enviar via WhatsApp