Autoejercicio de la función sexual o masturbación: frecuencia “normal”. Columna de Salud de la Lic. Rosana Pombo en Arriba Gente, canal 10.

En su columna de Salud Sexual, la Sexóloga Rosana Pombo nos explica acerca de la frecuencia “normal” masturbatoria, motivo de preocupación frecuente en la consulta, con asociaciones a falsas creencias y prejuicios sobre la salud física, mental y sexual.

También estudios recientes han encontrado asociación de la práctica masturbatoria con el nivel de satisfacción de las relaciones sexuales, con diferente significado para varones y mujeres.

Beneficios para la salud:

La masturbación es una actividad sexual natural que la mayoría de las personas realiza en algún momento de su vida. Puede reducir la ansiedad, el estrés y proporcionar satisfacción sexual. Ayuda al autoconocimiento erótico, a la familiarización con el cuerpo y las zonas erógenas, al desarrollo de fantasías sexuales, a la autoconfianza sexual, a la asertividad sexual en pareja, al descubrimiento de preferencias y aversiones sexuales, a la prevención y tratamiento de las disfunciones sexuales.

Frecuencia masturbatoria:

Algunas personas se masturban más que otras. No hay una frecuencia “normal”. Algunos lo hacen a diario, otros semanalmente y otros raramente. Algunos nunca lo practican. Cuando se practica de forma compulsiva, con una frecuencia que afecta el desarrollo de la vida diaria, interfiriendo con el trabajo, la vida social o las relaciones interpersonales; puede ser motivo de preocupación y de consulta.

Diferencias entre varones y mujeres:

Masturbación y satisfacción sexual general:

Según estudios en las mujeres se observa una asociación entre el incremento de la práctica  masturbatoria y las relaciones sexuales frecuentes y satisfactorias. Conducta “complementaria”.

Sin embargo en los hombres la masturbación se incrementa cuando disminuye la frecuencia de las relaciones sexuales, o cuando estas son menos satisfactorias. Como un acto “compensatorio”.