“Mujeres sin deseo sexual”, entrevista en “Arriba Gente” a la Lic. Rosana Pombo

La psicóloga y sexóloga Rosana Pombo habló en su columna de salud, en el programa “Arriba Gente, de canal 10, junto a Humberto de Vargas, acerca de las mujeres que no sienten interés alguno por las relaciones sexuales.

El bajo deseo sexual hace referencia a la disminución o ausencia de fantasías eróticas, de interés por actividades sexuales de forma recurrente, y que persiste a lo largo del tiempo, incluso empeorando.

En lo referente a la sexualidad en una pareja, el deseo sexual, las ganas, el apetito por las relaciones sexuales, suelen ser el punto de arranque necesario para que después todo lo demás pueda seguir su curso (la excitación, la comunicación sexual, el orgasmo, etc.). Tiene que ver con toda la preparación, las fantasías, la predisposición, el clima que se va generando, aspectos que preparan a ambos para comenzar una relación sexual. Si bien sabemos que muchas mujeres no sienten predisposición sexual alguna, una vez comenzado el encuentro sexual, logran excitarse para conectarse luego con el deseo sexual; o sea que no siempre el deseo antecede a la excitación, estas son fases de la respuesta sexual que no tienen por qué presentarse de forma lineal. Este concepto es fundamental y debe ser abrdado por el profesional ya que muchas muejres no conocen su respuesta sexual y suelen tener la expectativa de un deseo sexual que surja a nivel físico, de forma espontánea, y les permita predisponerse para la relación sexual.

Se abordan en esta entrevista la educación sexual restrictiva que condiciona el desarrollo psicosexual de la mujer, la falta de habilitaciones sexuales positivas, el modelo de respuesta sexual masculino, los roles sexuales socialmente pautados y esperados, así como el enfoque terapéutico del bajo deseo sexual femenino.

 

 

 

 

 

Columna de la Lic. Pombo en el sitio “Mujermujer”: bajo deseo sexual femenino, causas y soluciones.

“Tener relaciones sexuales, qué pereza…”

En varias de mis columnas he abordado un tema complejo, el escaso o ningún interés de muchas mujeres por el sexo.
Todos los días recibimos pacientes que consultan por bajo deseo sexual, llegan en general solas, algunas acompañadas por sus parejas, pero sobre todo motivadas o empujadas por estas. Sienten que no es normal lo que les pasa, pero les pasa y no pueden evitarlo. Algunas han intentado de todo para solucionar “su” problema y revivir ese alocado deseo sexual propio de la etapa del enamoramiento, y otras, con solo pensar en hacer algo para tener ganas de sexo, les genera rechazo, fastidio y una gran pereza.

Lo que tienen en común es que en general todas piensan que es un problema de ellas, y ellos también lo piensan y lo refuerzan. Ellas sienten que sus parejas no suelen ser los causantes o responsables, ni siquiera que colaboran con el origen o mantenimiento del problema. Por lo tanto vienen en busca, en principio, de una pastillita, dejar el anticonceptivo, algún gel o crema que las motive, unas gotitas naturales que les despierte el deseo, algún tip, algún consejo.

Cuando profundizamos en el diagnóstico vemos que una gran mayoría coincide en que no han tenido una educación sexual habilitadora para el disfrute del sexo, individualmente o en pareja, había que esperar al casamiento, a tener una pareja estable, a que se haga con amor, y que disfrutar es algo que se aprende con el tiempo, o mejor dicho después de largo tiempo, y por supuesto de la mano del varón, él es el experto que nos hará sentir, nos sabrá llevar de la mano por los senderos del placer. Entonces mantengámonos en la ignorancia, en la sana ingenuidad, y en la total falta de curiosidad, él nos enseñará y todo saldrá bien. El problema es que transcurrido el tiempo en pareja nos damos cuenta que pronto se terminó la felicidad, y se acabaron las perdices, y nadie nos previno qué debíamos hacer…

 
Para leer artículo completo clikee aquí: “Tener relaciones sexuales, qué pereza…”

 

Plenus Chat
Enviar via WhatsApp