Iniciativa Sexual: discrepancias en la pareja

Interesante tema, frecuente en la consulta sexológica, tratado en la Columna de Salud Sexual de la Lic. Psicóloga y Sexóloga Rosana Pombo en “Arriba Gente”, de Canal 10, Uruguay.

Iniciar una relación sexual (RS) puede ser todo un desafío para muchas personas. Algunas pueden desear iniciar menos y que su pareja tenga una mayor iniciativa y a otras les gustaría que no les costase tanto.

Según estudio en la población heterosexual las mujeres inician menos que los varones:

Según una encuesta realizada en EEUU por Lehmiller, J.J., (2018), los varones  mostraron el doble de probabilidades en su iniciativa, y reflejaron ser los iniciadores sexuales.

Sin embargo, a nivel de las fantasías femeninas, la iniciativa sexual aumentaría hasta un 25%. A muchas mujeres les excitaría la idea de iniciar el sexo con más frecuencia que la iniciativa real. A muchos hombres les excitaría que su pareja inicie el sexo con más frecuencia.

Los patrones de iniciación para personas gay, lesbianas y bisexuales, son diferentes, según los hallazgos:

La iniciación de las RS en la fantasía de esta población refleja más fielmente la iniciativa sexual en la realidad. Las mujeres de las minorías sexuales iniciarían las RS con más frecuencia que las heterosexuales. En cambio los hombres iniciaron RS con menos frecuencia que los heterosexuales.

Roles de género en el papel de la iniciativa sexual:

Culturalmente existe presión en los roles de género tradicionales, heterosexuales. Los varones deben tomar la iniciativa sexual, y está relacionado a sus creencias sobre la masculinidad. Entre personas del mismo sexo hay menos presión por cumplir con el rol tradicional y más oportunidades de equidad tanto dentro como fuera de la cama.

Características de la personalidad e iniciativa sexual:

Según este autor las personas que inician la RS  con mayor frecuencia tienden a ser más extrovertidas, sociables, estables emocionalmente. Se sienten más cómodas en la intimidad, y son más conscientes de su participación. Con actitudes más positivas hacia el sexo, menos dificultades sexuales y RS más satisfactorias. Las que inician con menor frecuencia o dificultad suelen ser más tímidas sexualmente, con más preocupaciones y temor la rechazo.

Cómo facilitar el tomar la iniciativa sexual:

  • Si se desea mayor iniciativa de la pareja ayuda tratar de no reclamar, culpar o criticar. Explicitar el deseo y explorar, a través de la comunicación y la empatía, los motivos por los cuales no la tomaría o se le resultaría difícil.
  • Las personas no siempre captan la intensión de iniciar una RS de la pareja. Algunos intentos pueden resultar irritantes o molestos, y podemos rechazarlos. Es importante explorar a qué intentos suele responder nuestra pareja y a cuáles no. Pueden ser solicitudes verbales, sexting, contacto físico, la desnudez, etc.
  • Iniciar en diferentes momentos del día. Algunas personas están más predispuestas por la mañana, y otras por la tarde o la noche. Es importante estar en sintonía para entendernos sexualmente.
  • La iniciación puede ser un proceso lento, de seducción y excitación. La iniciativa no tiene por qué desencadenar inmediatamente una RS. Puede comenzar en la mañana y terminar a la noche, o irse gestando durante la semana.