“Movember”: mes de concientización sobre la salud sexual en pacientes con cáncer de próstata y cáncer testicular.

“Movember”, “Noviembre Azul“, o “mes del bigote” (“Mo” bigote), es una iniciativa que fue creada para crear conciencia sobre los problemas de salud integral de los varones, en particular sobre el cáncer de próstata, el cáncer testicular, los problemas de salud mental y la prevención del suicidio.

Desde la Sexología, en Centro Plenus apoyamos esta campaña de concientización, visibilización, cuidado y asistencia a la salud sexual e integral de los varones.

 

Seminario web de la WAS: “El nuevo escenario de la Salud Sexual en el contexto de la pandemia por COVId-19”

El pasado 15 de octubre el equipo de Centro Plenus participó del seminario web organizado por el Centro Latinoamericano de Perinatología y Desarrollo Humano (CLAP) y la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS), en colaboración con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), acerca de “El nuevo escenario de la Salud Sexual en el contexto de la pandemia por COVId-19”.

Los objetivos fueron presentar las nuevas visiones del los conceptos de Salud Sexual, Derechos Humanos y Justicia Sexual, incluyendo el placer sexual.

Se compartieron valiosos trabajos acerca del impacto de la pandemia y sus consecuencias sobre la salud integral y la salud sexual en la población de los países de América Latina.

Gracias a todos los organizadores por darnos la oportunidad de participar de este valioso seminario.

 

 

Participamos del 25th Congreso de la World Association for Sexual Health (WAS 2021)

Desde el 9 al 12 del corriente se celebró el 25 ° Congreso de la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS 2021), organizado por la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS) con la Asociación de Salud Sexual del África Meridional (SASHA).

Ambas organizaciones están dedicadas a la misión de promover la salud, el bienestar y los derechos sexuales para todos.

El lema de este Congreso fue “No dejar a nadie atrás”, garantizar la salud sexual y el bienestar para todos a lo largo de la vida, y el tema estratégico fue la “Justicia sexual”.

Originalmente dicho evento habría tenido lugar en la hermosa Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Pero debido a la pandemia por COVID-19 se llevó a cabo en línea. Una oportunidad muy valiosa, y sin precedentes, de poder participar desde todas partes del mundo de un congreso internacional de primer nivel, con expertos internacionales.

Especialistas de Centro Sexológico Plenus junto a colegas y amigos de la Sociedad de Estudios de Sexología (SESSEX) participaron de ricas y variadas conferencias, talleres y sesiones científicas en vivo, actividades que contribuyeron a la formación y actualización continua en la especialidad de la sexología.

Deseamos felicitar y agradecer a las autoridades y organizadores de este importante evento, una oportunidad de lujo que permitió a profesionales, colegas y amigos de todo el mundo compartir los temas más relevantes en sexología, derechos y salud sexual.

Atención Sexual Plena: sus beneficios en la sexualidad

La Psicóloga y Sexóloga Rosana Pombo nos comparte en su Columna de Salud Sexual, en Arriba Gente de Canal 10 Uruguay, acerca de los beneficios de practicar la atención consciente y plena en la actividad sexual.

La distracción durante la actividad sexual es bastante frecuente.

Factores como las preocupaciones de la vida diaria, la ansiedad por el desempeño, los conflictos en las relaciones, pueden hacer que la mente se distraiga y no logremos mantener la atención en la interacción sexual, perdiendo por ello la experiencia del goce. Este problema suele ser fuente de disfunciones sexuales y de insatisfacción sexual.

La conciencia sexual implica una atención completa, centrada en el encuentro sexual.

Desarrollar y practicar la habilidad consciente de mantener la atención en las propias sensaciones y sentimientos, centrada en el momento presente, segundo a segundo, genera grandes beneficios a la hora de la actividad sexual (en pareja o en solitario).

Mantener el foco en las sensaciones placenteras.

Se trata de mantener la atención centrada en los diversos estímulos, tanto internos como externos, como la suavidad de la piel de la pareja, su perfume, su sabor; la sensación de su caricia, el sonido de su respiración, sus gemidos o susurros, la experiencia de conexión física y emocional, las sensaciones propias de placer, etc.

Ante los pensamientos negativos, las preocupaciones, las distracciones, podemos simplemente observar estos elementos sin juzgarlos y volver a centrar nuestra atención en la experiencia placentera.

En terapia sexual la atención sexual plena (mindfulness aplicada al sexo) es similar a la técnica de focalización sensorial, durante la cual las parejas se enfocan en el contacto mutuo, construyendo gradualmente intimidad y confianza.

 

 

“Anorgasmia masculina: cuando el control mata el placer”. Entrevista de la Revista Galería a la Lic. Rosana Pombo

Revista Galería del Semanario Búsqueda entrevistó, el pasado mes de julio, a la Lic. Rosana Pombo acerca de la anorgasmia masculina, sus causas y consecuencias en la salud sexual el varón.

Según la sexóloga este problema sexual es el de menor frecuencia dentro de la población masculina, pero de gran impacto psicológico a nivel individual y en la relación de pareja.

Anorgasmia: se trata del retraso o la ausencia recurrente y persistente del orgasmo, lograda una excitación normal, en una actividad sexual adecuada en cuanto a estímulo, intensidad y duración.

Orgasmo y eyaculación no son sinónimos:

Se debe diferenciar orgasmo de eyaculación: se tiende a confundir la anorgasmia masculina con la incapacidad para lograr la eyaculación. La eyaculación solo se refiere a la expulsión del semen, en cambio el orgasmo masculino se relaciona la sensación de placer y satisfacción sexual. Ambos procesos ocurren generalmente al mismo tiempo, aunque también se pueden dar por separado.

Puede tratarse de la ausencia de las dos fases, la anorgasmia aneyaculatoria; o de la fase eyaculatoria externa, frecuente luego de la cirugía prostática, conocida como eyaculación retrógrada, donde el orgasmo está conservado.

Los tipos más frecuentes de anorgasmia masculina:

1- Primaria: de toda la vida. Se trata de casos donde el varón nunca ha logrado un orgasmo.

Puede ser primaria generalizada, nunca se logra el orgasmo con ninguna maniobra o estimulación. Ni a través del coito, ni por masturbación, ni por estimulación manual u oral de su pareja, etc.

Primaria selectiva:  la más frecuente en la consulta. Logra el orgasmo con eyaculación en la masturbación, aunque no en las relaciones sexuales. Otras veces no lo logra con la pareja y sí con profesionales o con relaciones sexuales ocasionales; sobre todo con personas con las cuales que no posee un vínculo.

2- Secundaria: cuando luego de un período de funcionamiento normal la función sexual se altera. Estos casos son frecuentes como efecto secundario al consumo de determinados fármacos, y como consecuencia de la cirugía prostática.

Causas más frecuentes:

Psicológicas: sobre todo en la población joven. Relacionado al condicionamiento con la práctica masturbatoria y la falta de experiencia de las relaciones sexuales.

Relacionado a determinado tipo de personalidad, obsesiva, autoexigente, responsable, complaciente, con tendencia a la preocupación por complacer y satisfacer a la pareja, desatendiendo sus propias sensaciones eróticas y necesidades sexuales.

Farmacológicas: como efecto secundario de determinados psicofármacos como los ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), produciendo el retraso o la ausencia del orgasmo y la eyaculación.

Trastornos hormonales: como el hipogonadismo o Andropausia, donde bajos niveles de testosterona pueden afectar la función orgásmica y eyaculatoria. Es frecuente en la población masculina mayor de 50 años, sobre todo cuando padecen enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, sobrepeso, tabaquismo y alcoholismo.

Cómo afecta a la pareja: esta disfunción genera creencias negativas, desconfianza  y dudas acerca del atractivo sexual  y la capacidad dar placer. Es frecuente que afecte la capacidad reproductiva de la pareja y los planes de paternidad.

Plenitud sexual: ¿compatibilidad natural ó trabajo continuo?

La Lic. Psicóloga y Sexóloga Rosana Pombo nos explica en su columna de Salud Sexual, en Arriba Gente de Canal 10, sobre la importancia del trabajo en equipo para lograr la plenitud sexual en la pareja.

 

El nivel de satisfacción de la vida sexual se relaciona con el sistema de creencias:

Algunas investigaciones estudian cómo las creencias sexuales afectan el deseo sexual y la satisfacción sexual general. Cuando las personas sostienen  creencias sobre el “destino sexual” y la compatibilidad, del tipo “están destinados a estar juntos”, “son uno para el otro”, podrían interpretar los problemas sexuales como una señal negativa y creer que la relación terminará en fracaso.

Estas parejas presentarían mayores niveles de conflicto, ansiedad, angustia, depresión y preocupación sobre sus problemas sexuales.

Sin embargo las creencias de crecimiento sexual tienden a asociarse más positivamente con un mejor funcionamiento sexual. Las personas con estas creencias, cuando tienen problemas sexuales, se ven motivadas a buscar apoyo y a realizar cambios en su vida sexual o vincular, para buscar soluciones y mantener la satisfacción sexual. Manejan sus preocupaciones sexuales con la confianza de resolverlo juntos.

La creencia de que la satisfacción sexual es el resultado de una compatibilidad natural sería falsa y disfuncional:

Estas creencias se asocian a que si las parejas tienen problemas sexuales, “no se entienden en la cama” con facilidad y presentan problemas sexuales podrían no ser compatibles. Un problema sexual no implicaría necesariamente una señal de que los integrantes de la pareja no son el uno para el otro, no se aman, o no se atraen; sino una señal de que tienen algo en lo que trabajar para resolverlo.

Creencias acerca del crecimiento sexual:

Pueden conducir a niveles más altos de deseo sexual en las mujeres diagnosticadas con bajo deseo. Pensar que para mantener la satisfacción sexual se requiere de un esfuerzo continuo, se relaciona según investigaciones a un mayor deseo sexual. Por lo tanto un cambio en el sistema de creencias sobre los problemas sexuales puede contribuir a buscar soluciones eficaces para resolver disfunciones sexuales.

La satisfacción sexual requiere un esfuerzo continuo para mantenerse:

Los obstáculos que se presenten en el camino serían considerados como oportunidades para aprender y crecer en la relación sexual.

Ver los problemas sexuales como algo sobre lo que podemos actuar, en lugar de verlos como una señal de que nuestra relación está condenada al fracaso, nos motiva a informarnos, dialogarlo con nuestra pareja, y buscar ayuda.

Ansiedad Sexual: en el origen y mantenimiento de las disfunciones sexuales.

En su columna de salud sexual, la Psicóloga y Sexóloga Rosana Pombo nos explica acerca de una de las principales, y más frecuente, causa psicológica de las disfunciones sexuales, la ansiedad sexual. También conocida como ansiedad anticipatoria y de rendimiento.

Ansiedad sexual

Es aquella que se produce en torno a las relaciones sexuales, ya sea antes y durante las mismas, y no permiten al paciente disfrutar de su sexualidad, afectando su confianza, seguridad y autoestima.

La preocupación por el fracaso genera ansiedad y esta altera la respuesta sexual

Generalmente luego de un primer fracaso vivido de forma negativa, el paciente enfrenta las relaciones sexuales con gran preocupación, teme no lograr una respuesta sexual adecuada, no rendir acorde a las expectativas, no complacer a su pareja, y tener la consecuencia dramática y catastrófica del fracaso. Subyacen creencias irracionales, mandatos sociales sobre el rol sexual según el género, relacionados a altas exigencias de rendimiento.

Síntomas de ansiedad sexual

Suelen darse frente a una nueva experiencia sexual vivida como una profecía autocumplida de fracaso: taquicardia, sudoración, sequedad de boca, temblores, dolor abdominal, náuseas, etc. La ansiedad sexual puede persistir a lo largo de la vida del paciente, resurgiendo de forma intermitente cada vez que surge la oportunidad de una nueva pareja sexual. Suele disminuir en una relación estable, pero aún en esta, puede volver a experimentarse cada vez que la persona se conecta con su preocupación acerca del rendimiento.

La evitación de las relaciones sexuales por el temor al fracaso mantiene el problema

Cuando estas experiencias se repiten sistemáticamente resultan muy desagradables, por lo tanto la persona tenderá a evitar los encuentros sexuales, pudiendo llegar a sentir una progresiva pérdida del interés debido al alto monto de frustración y malestar.

Se va desarrollando una suerte de “círculo vicioso” con una estrecha relación entre los pensamientos negativos, la ansiedad anticipatoria y el fracaso en la respuesta sexual (disfunción eréctil, anorgasmia, vaginismo, eyaculación precoz).

 

Autoejercicio de la función sexual o masturbación: frecuencia “normal”. Columna de Salud de la Lic. Rosana Pombo en Arriba Gente, canal 10.

En su columna de Salud Sexual, la Sexóloga Rosana Pombo nos explica acerca de la frecuencia “normal” masturbatoria, motivo de preocupación frecuente en la consulta, con asociaciones a falsas creencias y prejuicios sobre la salud física, mental y sexual.

También estudios recientes han encontrado asociación de la práctica masturbatoria con el nivel de satisfacción de las relaciones sexuales, con diferente significado para varones y mujeres.

Beneficios para la salud:

La masturbación es una actividad sexual natural que la mayoría de las personas realiza en algún momento de su vida. Puede reducir la ansiedad, el estrés y proporcionar satisfacción sexual. Ayuda al autoconocimiento erótico, a la familiarización con el cuerpo y las zonas erógenas, al desarrollo de fantasías sexuales, a la autoconfianza sexual, a la asertividad sexual en pareja, al descubrimiento de preferencias y aversiones sexuales, a la prevención y tratamiento de las disfunciones sexuales.

Frecuencia masturbatoria:

Algunas personas se masturban más que otras. No hay una frecuencia “normal”. Algunos lo hacen a diario, otros semanalmente y otros raramente. Algunos nunca lo practican. Cuando se practica de forma compulsiva, con una frecuencia que afecta el desarrollo de la vida diaria, interfiriendo con el trabajo, la vida social o las relaciones interpersonales; puede ser motivo de preocupación y de consulta.

Diferencias entre varones y mujeres:

Masturbación y satisfacción sexual general:

Según estudios en las mujeres se observa una asociación entre el incremento de la práctica  masturbatoria y las relaciones sexuales frecuentes y satisfactorias. Conducta “complementaria”.

Sin embargo en los hombres la masturbación se incrementa cuando disminuye la frecuencia de las relaciones sexuales, o cuando estas son menos satisfactorias. Como un acto “compensatorio”.

 

 

Negociar la frecuencia sexual: una herramienta contra la discronaxia. Lic. Rosana Pombo columnista de salud en Arriba Gente, canal 10.

En su Columna de Salud Sexual la Directora de Centro Médico Sexológico Plenus, Lic. Rosana Pombo, nos explica cómo desarrollar la habilidad para negociar acuerdos en la frecuencia sexual, para que ambos integrantes de la pareja se vean beneficiados con una vida sexual satisfactoria y plena.

Diferencia en los ritmos, disritmia o discronaxia sexual:

La falta de coincidencia en la frecuencia sexual en la pareja es muy frecuente. Suele reflejarse cuando uno de sus miembros demanda tener relaciones sexuales con mayor frecuencia que el otro (todos los días y una vez por mes). La presión que se genera suele generar un nivel de conflicto emocional importante.

Genera sentimientos de inseguridad e incomprensión:

Esta situación sostenida en el tiempo puede derivar en malestar, frustración, preocupación, así como despertar creencias irracionales acerca de la falta de amor, disminución en el deseo, falta de atracción, y hasta sospechas de infidelidad. Puede afectar seriamente la autoestima y generar conflictos en la pareja cada vez más profundos, amenazando con la continuidad del vínculo.

El que se encuentra del lado pasivo se siente incomprendido y duda si su comportamiento es normal. Vive con el temor y la presión de tener que “cumplir” sin ganas, para que “no se vaya” con otra persona.

Aprender a negociar y llegar a acuerdos: desarrollo de habilidades.

Estas parejas pueden a desarrollar habilidades sociales como aprender a negociar y lograr acuerdos, sin caer en el conflicto caracterizado por reclamos, evitación, discusiones y amenazas.

El principio de toda negociación es ganar-ganar ambos, salir beneficiados contemplando las necesidades y deseos del otro. Que logren una vida sexual placentera y satisfactoria para los dos.

Comunicación, equilibrio y empatía:

La comunicación es la clave para el éxito, explicar lo que nos sucede desde el afecto y derribar el silencio. Apostar a resolver el problema dialogando, desde una comunicación asertiva y una escucha activa.

Promover el equilibrio, ni tanto ni tan poco. Los dos tienen que ceder. El que tiene más baja la libido, trabajar en mejorar los juegos previos y da lugar al autoerotismo, puede favorecer su incremento. El que tiene más elevado el deseo sexual, promover el romance, las atenciones, la seducción de la pareja.

Estar abiertos a promover un cambio en cada uno y ser creativos. Trabajar en crear tiempo exclusivo para la pareja, un buen descanso, el ejercicio físico, reordenar las rutinas del hogar, son ejemplos a considerar ya que suelen beneficiar la predisposición para encuentro sexual.